Cuidados para la visión infantil

Una buena salud visual es primordial para el rendimiento escolar de los niños. Cualquier época de la año es buena para hacer esa revisión, pero es en el primer trimestre del curso el momento perfecto para realizar la revisión de la vista de los niños, y que los más pequeños de la casa visiten a su óptico-optometrista.

“La visión es el sentido clave para el desarrollo del aprendizaje.”

Las anomalías visuales como la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo, etc. dificultan la visión e impiden un correcto aprendizaje por parte de los niños en edad escolar.

Desde el Colegio Nacional de Ópticos Optometristas, se señala que aproximadamente el 80% de lo que un niño aprende en el colegio se presenta de manera visual. De ahí la importancia de las revisiones de la vista de los niños periódicas, ya que se calcula que entre el 5% y el 10% de los preescolares y hasta el 25% de los escolares presentan problemas visuales.

Si se ve mal no se adaptará al colegio

La identificación temprana de un problema visual puede ser crucial, porque los niños a menudo son más receptivos al tratamiento cuando los problemas se diagnostican a tiempo. Si no se tratan, pueden afectar a su habilidad para aprender, y en su personalidad y a su adaptación en el colegio.

“Aproximadamente tres de cada cuatro casos de fracaso escolar están relacionados directa o indirectamente con problemas de la visión.”

Los escolares también pasan mucho tiempo en actividades de ocio que requieren una buena visión. Los deportes de equipo que se practican como actividad extraescolar o los juegos al aire libre no resultan tan divertidos si no se ve bien.

Comprobar que los ojos están sanos

Los exámenes visuales y oculares deben realizarse periódicamente. Sirven para detectar defectos refractivos como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. Éstos pueden corregirse fácilmente con gafas o lentes de contacto. Aunque los errores refractivos son la causa más común de problemas visuales entre los niños de edad escolar, las revisiones también sirven para asegurarse de que los ojos del niño están sanos y para descartar la ambliopía, también llamada ojo vago, el estrabismo y otros problemas binoculares que pueden interferir en el correcto desarrollo de la visión.

Asimismo, se pueden evaluar otras habilidades como la agudeza visual y la coordinación ocular, la visión periférica, la facilidad para cambiar el enfoque de cerca a lejos, la coordinación ojo-mano y, alguno centros especializados problemas de aprendizaje

La revisión de la vista de los niños y el rendimiento escolar

A medida que el niño avance en el colegio, aumentan las demandas visuales. El tamaño de la letra de los libros de texto se vuelve más pequeño. Además, se incrementa progresivamente el tiempo dedicado a la lectura y el estudio. Eso, sin olvidarnos del tiempo que se pasa delante de las pantallas. Cuando ciertas habilidades visuales no se han desarrollado completamente, o no se han desarrollado de forma adecuada, puede resultar difícil o estresante.

Por eso, muchos niños tienden a evitar la lectura otras actividades que impliquen hacer uso de la visión de cerca. También realizan sus tareas con un nivel bajo de compresión y eficiencia. Muestran síntomas de incomodidad o fatiga; solo son capaces de mantener la atención durante un periodo de tiempo corto de atención. Muchas de estas señales a menudo se confunden con los síntomas del trastorno de hiperactividad o déficit de atención, según un estudio de la Sociedad Española de Pediatría.

Una revisión de la vista de los niños puede hacer que se descarten esas anomalías. Pide cita en cualquiera de nuestros centros Quebienteveo.

Suscríbete y conoce nuestras campañas!

Si, quiero suscribirme
close-link
Contacto Suscribirse